Cómo usar las metáforas y los símiles en el copywriting – Todo SEO: Marketing Digital & IA

Cuando usamos metáforas o símiles, comparamos una cosa con otra para poder explicarla mejor y hacer que nuestra audiencia la entienda a la perfección. Se trata de un recurso muy útil con el que enriquecer nuestro copywriting (copy creativo)

Una metáfora es una palabra o frase que significa una cosa pero se usa para representar otra. Una metáfora traslada el significado de un concepto a otro haciendo saber o implicando que uno «es» el otro, mientas que un símil compara dos cosas diciendo que una es “parecida” a la otra utilizando la palabra «como».

Las metáforas en el copy creativo son los ingredientes secretos que hacen que tus lectores recuerdan mejor tus mensajes y los mantiene leyendo. Un buen ejemplo del uso de una metáfora fuerte en la redacción publicitaria es el eslogan utilizado para la marca de aceite de motor Castrol GTX en la década de 1980: «ingeniería líquida». En tan solo dos palabras, transformó un producto cotidiano, casi básico, en algo esencial y sofisticado. Las metáforas de redacción como esta derivan su poder de dos fuentes: imágenes y emoción. En general, a las personas les resulta fácil captar imágenes concretas, ya que es más difícil comprender conceptos abstractos.

Otros ejemplos serían:

«Un escudo protector para tu familia»

«Tu cuerpo se convertirá en una máquina perfecta»

«Que no te pillen con la guardia baja»

Veamos algunos consejos para el uso efectivo de las metáforas en la redacción publicitaria.

📑 Aquí podrás encontrar 👇

Usa tu imaginación

En primer lugar, usa tu imaginación. Piensa en una analogía que refleje el mensaje que quieres transmitir y sea apropiada para la audiencia a la que te diriges. Piensa sobre qué tratas de describir. ¿Qué características tiene? ¿Qué hace? ¿Cómo te hace sentir? A continuación, crea una lista de palabras clave relacionadas con el tema: verbos, sustantivos, adjetivos, etc…

Adáptala a tu audiencia

Como siempre, piensa en su audiencia y cómo puede atraerla. Usa analogías y metáforas adaptadas a tu audiencia y con la que puedan identificarse. Por ejemplo, es apropiado usar una metáfora futbolística si te diriges a un público interesado en el deporte.

Hazlas sensoriales

Intenta que tus metáforas sean lo más sensoriales posibles, para que los lectores puedan experimentar tus palabras. Cuando los lectores pueden ver, sentir, oler, saborear o escuchar algo, es más probable que se involucren y recuerden.

Cuidado con las mezclas

Aunque a veces puede funcionar, por regla general lo mejor es no mezclar metáforas de diferente naturaleza en una misma frase, ya que pueden inducir a confusión en el lector y puede enviarle un mensaje incongruente.

Utilízalas con moderación

No hay que usar de este recurso ni de ningún otro. Usa las metáforas sólo cuando sientas que son necesarias para aclarar conceptos que de otro modo serían difíciles de explicar, o bien para subir el impacto emocional. En este caso menos es más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir