Marketing

¿Es necesario el marketing digital?

El marketing digital es un tema muy amplio que engloba diferentes actividades y especializaciones como las redes sociales, el blogging, los medios digitales, las campañas de correo electrónico, las estrategias SEO y SEM, por nombrar algunas. La pregunta esta vez es: ¿qué es el marketing digital?

A veces tendemos a confundir algunos términos, como publicidad, que es una parte importante del marketing porque nos ayuda a identificar los medios a través de los cuales podemos existir como empresa o negocio, una agencia de marketing digital en Málaga, nos puede ayudar a aclararnos dudas y a exprimir nuestra estrategia al máximo. Otro concepto es el de las ventas, que en principio se pueden hacer sin marketing, pero cuando se trabaja con estrategias de marketing digital bien ejecutadas, aporta beneficios y mayor rentabilidad a la empresa.

¿Por qué crear campañas de marketing digital?

Podemos entender que el objetivo del marketing digital es, por ejemplo, promover el consumo de tecnología.

Cuando un usuario ha comprado un teléfono de gama alta que cumple sus expectativas, de repente ve un anuncio de la misma empresa que ofrece la última versión del teléfono, pero ahora con triple cámara; como no necesita sustituir el teléfono, ¡ahora piensa que debe adquirir la última versión! El usuario no es un experto en fotografía pero quiere compartir sus momentos con grandes fotos en las redes sociales.

Se podría pensar que el marketing consiste en crear necesidades que, de alguna manera, animen a los clientes a comprar un producto o servicio, pero el marketing también consiste en ofrecer una respuesta a los usuarios. No se puede crear o innovar un producto sin saber qué quiere el cliente. Para ello, se realizan estudios de mercado para obtener resultados precisos sobre lo que los clientes esperan de las marcas, lo que nos permite determinar si estamos aplicando correctamente nuestras estrategias de marketing.

La importancia del marketing digital

El marketing digital facilita a las empresas a dirigirse a sus clientes. Hoy en día, no es posible permanecer indiferente a la situación del mercado; los profesionales del marketing deben ser capaces de entender lo que dice el mercado o el entorno del mercado, el llamado macroentorno.

En el sector de la hostelería, por ejemplo, es interesante conocer la opinión de los huéspedes, de los viajeros, para saber qué piensan y saber qué hacen los competidores del sector para atraer a nuevos huéspedes y retener a los que ya son habituales.

De este modo, el mercado y su entorno marcan una serie de pautas, como por ejemplo cuánto cuesta aproximadamente alojarse en un hotel de cinco estrellas durante la temporada de verano, qué estrategias de precios siguen las aerolíneas durante la época de vacaciones, cuáles y cómo son los mejores programas de recompensas o de puntos, que ofrecen atractivas ventajas, etc.

En otras palabras, el marketing digital es un intercambio en el proceso de planificación y ejecución del desarrollo de productos y/o servicios que incluye elementos como el mercado, los deseos de los clientes, las necesidades y los deseos, el valor de los productos y servicios, la calidad, la satisfacción y el intercambio de transacciones y relaciones comerciales.

El marketing se compone de cuatro elementos clave: el producto, el precio, la promoción y la distribución, cuyo objetivo es crear intercambios que satisfagan tanto los objetivos individuales como los de la organización.

Por otro lado, el marketing y el marketing digital no sólo consisten en maximizar las ventas, sino que para lograr los objetivos anteriores es necesario desarrollar una cultura de marketing en la empresa que se centre en la creación de valor para el cliente; el cambio organizativo, la asignación de recursos, el análisis y la evaluación de los equipos estratégicos.

Diferencias entre el marketing digital y el tradicional

El marketing tradicional difiere del marketing digital: en el marketing tradicional, los recursos se gestionan en un entorno físico, mientras que en el marketing digital no es necesario trabajar en un entorno físico y desaparecen los intermediarios. Un ejemplo es la compra de billetes de avión, donde el cliente puede hacerlo directamente con la compañía, sin tener que acudir a una agencia, por ejemplo.

Así, el marketing se divide en dos ámbitos: el marketing estratégico y el marketing operativo. La primera es absolutamente esencial, porque si no se tiene en cuenta, se llevarán a cabo actividades operativas que tendrán éxito o no.

Estos contextos son claros en el marketing tradicional, pero con el marketing digital: si los objetivos estratégicos no están claros, se tomarán acciones que no identificarán las necesidades de la empresa. Así que puede ver lo importante que es para una empresa tener una visión y una estrategia de marketing claras.

La mente del consumidor no tiene límites, y el marketing tampoco. El marketing digital crea una relación con un cliente más informado, que ya no es sólo un espectador sino también el autor de contenidos que reflejan los productos o servicios que ofrecemos; en las redes sociales, comparte sus experiencias con sus amigos, documentadas con fotos, vídeos, comentarios, likes o recomendaciones.

En otras palabras, el marketing digital es capaz de identificar las pautas a seguir en el proceso de decisión de compra y los factores que determinan cuándo un cliente realiza una compra, ya que éste puede ser uno de los análisis más complejos que implica muchos elementos a considerar.

Además del canal de acceso, la navegación y la transparencia del sitio, y la segmentación adecuada, los factores económicos, familiares y sociales también influyen en el comportamiento del consumidor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba